Tu cesta

No hay productos en el carrito.

0
responsabilidad afectiva ghosting

Responsabilidad afectiva: ghosting

Anna Gil Wittke. Directora del Instituto de la Pareja

Está claro que todos tenemos derecho a elegir seguir o no en una relación. Pero también tenemos derecho a ser respetados y a ser informados.

Cuando uno está en una relación, ya sea comenzando o en una fase avanzada, si no desea seguir adelante, está en su derecho. Pero también lo está la otra persona de ser informada. En este sentido toda vinculación afectiva implica una responsabilidad. Nadie es “palomita suelta”.

Es importante entender que nuestras acciones impactan emocionalmente en el mundo del otro. Si lo ignoramos, estamos omitiendo nuestra responsabilidad afectiva y creando situaciones de dolor y confusión que se podrían evitar o al menos amortiguar.

Qué es el ghosting

Ghosting viene del término inglés “Ghost” que significa fantasma. Básicamente se refiere a aquella situación en la que una relación está en curso y una persona desaparece sin dar ninguna explicación, actuando como si la relación hubiera acabado y como si no tuviera nada que ver con la otra persona.

Siempre ha habido “Ghosting” aunque no se haya utilizado esta palabra. Podríamos dividirlo en dos grandes grupos: aquel que sucede en una relación que está comenzando y el que ocurre en una relación estable a lo largo del tiempo.

El primer caso, correspondería a personas que han comenzado a quedar, o incluso ya se reconocen como pareja y de repente, la persona en cuestión deja de responder a los mensajes, no coge el teléfono y se le puede ver “tan campante” por la calle o por las redes sociales como si no hubiera pasado nada o incluso con una nueva relación.

El segundo caso de ghosting se refiere al típico de “se fue a comprar tabaco y no ha vuelto”. Es decir, personas con las que se tenía una relación estable, quizás incluso con familia, y de pronto se va de casa sin decir nada o diciendo lo mínimo y no vuelve nunca más vetando todo tipo de contacto o de demanda de una explicación.

Ghosting, maltrato psicológico

No tiene nada que ver con el contacto “0” que ocurre en muchas rupturas. Cuando se rompe una relación se pueden y deben tomar las medidas necesarias para poder elaborar el proceso de duelo.

En este caso, la diferencia es que en el ghosting, se estaba estableciendo una relación que funcionaba con una reciprocidad fluida y, de pronto, sin explicación alguna la persona desaparece. Es una falta de aprecio, una falta de respeto. El maltrato psicológico no sólo consiste en decir cosas dañinas, puede establecerse desde el abandono, el más absoluto silencio y la ausencia de valoración.

Perfil de la persona que hace ghosting

• Falta de empatía es una de las claves.

• Narcisistas, utilizan a los demás para su beneficio, es decir, se acercan a una relación para lograr algo y, cuando lo consiguen, desechan al otro.

• Personas que creen en el destino y la magia del amor: un estudio reflejó que las personas que creen que todo tiene que ser mágico, que tiene que fluir, etc., tendían a dejar sin más la relación en cuanto veían que algo no funcionaba.

• Personas que tienen un interés exclusivamente a corto plazo como por ejemplo conseguir sexo, sentir un “flechazo”, etc. No se interesan en los demás sino en lo que pueden conseguir de ellos. Una vez logrado, dejan la relación sin más.

Finalmente comentar que un estudio del 2021 encontró que había una correlación positiva en personas con rasgos narcisismo, psicopatía y maquiavelismo que hacían ghosting con más frecuencia y facilidad.

Causas del ghosting

La responsabilidad del ghosting reside en la persona que lo ejerce única y exclusivamente. Es decir, no podemos decir que es porque la relación no funcionaba o porque uno hizo algo mal en la relación y por eso el otro se fue.

Si una relación no funciona o simplemente uno quiere salir de esta, siempre se puede comunicar que no se desea continuar. En ese momento ya no sería ghosting. Esto significa que las causas principales por las que se hace ghosting las tenemos que encontrar principalmente en la propia persona.

La falta de empatía puede ser una causa. Pero hay personas que hacen ghosting a las que no les falta empatía. Puede ser que sean personas con miedo excesivo a hacer daño y con bajas habilidades sociales. No saben como salir y simplemente dejan de estar. Por otro lado, la protección que uno siente desde las redes sociales permite que sea más fácil poder hacer ghosting sin grandes consecuencias.

Cómo superar el ghosting

Para superar el ghosting, es muy importante no luchar por lograr que la persona que no te valoró y pasó de ti. Esa lucha, aunque estás en todo tu derecho, será un desprecio hacía uno mismo, una doble humillación.

Al final, para que una relación acabe, no es suficiente con que la otra persona se haya ido, es necesario sacarla de nuestro corazón. Es importante entender que no es algo personal, es que hay personas que gestionan muy mal sus emociones, hay personas que no son valientes para enfrentarse a una dificultad y hay personas que utilizan a los demás e intentan manipular sus sentimientos.

Para superar este suceso es importante poder ver el valor de haber visto a la persona con la que estabas estableciendo una relación. Es decir, te estaban estafando en el amor. Ante una estafa, lo mejor es protegerse del estafador y cerrar cualquier brecha para evitar el contacto directo e indirecto.